Cuando gritar es peor que pegar II

RASGOS DE PERSONALIDAD EN NIÑOS CON PADRES VIOLENTOS

Como hablábamos anteriormente muchas generaciones crecieron con el maltrato físico o psicológico de sus padres ,formando sus propias familias sin saber si esas acciones ocurridas hace tantos años afectaron de una manera u otra su futuro como adultos y  la relación que tienen con sus hijos.

Es esta parte les expondré algunos trabajos he investigaciones al respecto en donde se aborda el futuro de un niño que crece y se expone a la violencia permanente por parte de sus padres o cuidadores.

 Una publicación hecha por la  Universidad Autónoma de baja California en México señala que las relaciones que los padres establecen con sus hijos pueden variar en calidad y cantidad.
Ellos explican que muchos psicólogos se han abocado al examen de la calidad de las relaciones entre padres e hijos, y en cómo esa calidad afecta el desarrollo social del niño. Algunas veces, las  interacciones son afectuosas, tolerantes y proteccionistas; pero otras, son hostiles, déspotas, de rechazo o indiferencia. Sin embargo, casi todas las familias muestran una amplia gama de interacciones.

Cuando los padres acuden a la técnica del empleo de la fuerza, pretenden disciplinar a sus hijos mediante la mayor fuerza física que poseen, al amenazarlos con aplicar algún tipo de castigo. Con esta técnica, los padres con frecuencia pierden la calma y, algunas veces, abusan verbal o físicamente del niño.

la silla de pensar

Time Out Timer Stool o Silla de  para “pensar”.

Ventajas y desventajas del castigo.

La aplicación excesiva del castigo puede provocar efectos negativos en el desarrollo social, además de problemas de personalidad en el niño; pero las demostraciones actuales no fundamentan la creencia de que una aplicación moderada es nociva.

El castigo no elimina la tendencia del niño a realizar determinados actos, pero puede ser eficaz para evitar la comisión del acto. Sin embargo, el objetivo no es suprimir la mala conducta, sino que la supresión sea útil porque permite una oportunidad para reemplazar los actos malos por actos más aceptables.

Efectos secundarios del castigo:

  • El castigo puede hacer agresivo al niño

Una razón es que los padres sirven como modelo de agresividad y cuando el niño observa que el empleo de la fuerza, en especial la agresión física, es un refuerzo eficaz y aceptable para lograr lo deseable, imita esta conducta en su trato con otras personas.

Los estudios de la agresión en adolescentes demuestran la estrecha relación entre su agresividad y los patrones de castigo físico que experimentaron durante su niñez . El castigo también puede provocar agresividad cuando hace que el niño se sienta frustrado o es muy severo .

  • El niño asocia los sucesos desagradables de castigo con los padres.

En estas circunstancias, el niño evita el contacto con ellos; el niño expresa este sentimiento al permanecer menos tiempo con los padres y cuando está con ellos es grosero y menos sociable.

En consecuencia, el castigo debe aplicarse con cuidado y moderación, porque el exceso puede convertir al niño en un ser antisocial.

 Última  parte  III : Características de los padres que cometen abuso y efectos del maltrato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s