La envidia.

 

Estoy leyendo un libro que se titula “Gente tóxica”  de Bernardo Stamateas  y en uno de sus capítulos habla sobre la envidia.

Este mal de muchos, sobre todo en mi país Chile,  es un  parásito emocional que a veces nos invade cuando les planteamos a otras personas nuestros sueños , ambiciones o proyectos personales.

Cuántos de nosotros no hemos escuchado alguna vez:  “Es una buena idea pero no creo que resulte”, “Tienes que asegurarte primero”,¿Seguro que lo quieres intentar?

Las personas que viven con miedo no soportan a las personas arriesgadas y harán todo lo que sea posible para infundir en ti ese mismo temor con el que ellos viven.

Aprender a reconocer la envidia del otro sobre esas aparentes “buenas intenciones” nos ayudará a seguir por el camino que hemos trazado y lograr nuestra “Leyenda personal”.

Al igual que en esta fábula ,existen serpientes atentas en nuestras vidas esperando para atacar, lo importante es hacerlas a un lado y continuar nuestro camino.

LA SERPIENTE Y LA LUCIÉRNAGA

Cuenta la Leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir a una Luciérnaga; esta huía rápido con miedo de la feroz depredadora, y la serpiente no pensaba desistir.

 Huyó un día, y ella no desistía, dos días y nada…..En el tercer día, ya sin fuerzas la Luciérnaga paro y dijo a la serpiente:

-Puedo hacerte tres preguntas???

-No acostumbro dar ese privilegio a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar…

-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

-No, contestó la serpiente….

-¿Yo te hice algún mal?

-No, volvió a responder

-Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?

-Porque no soporto verte brillar……..! 

Muchas veces durante nuestra  vida nos encontraremos con serpientes que no soporten vernos brillar  y harán lo que sea para que no lo consigamos, incluso  ni ellos mismo se dan cuenta que lo están haciendo pensando que “es lo mejor para nosotros”.

Debemos recordar siempre que “EL UNIVERSO ENTERO CONSPIRA PARA QUE PODAMOS REALIZAR NUESTROS SUEÑOS”  por lo que no quedemos presos por ideas ajenas ni tampoco culpemos a otros por nuestros fracasos, no es lo que “otros” nos hacen sino lo que dejamos que esos “otros” nos hagan.

Un abrazo.

Karamita.

Imagen: SALTOS CON INSPIRACIÓN DIVINA EN ATENAS, GRECIA. http://smlk.es/sPk95y

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s