Suicidio y eutanasia.


Algunos aparentes suicidios son en realidad formas de elegir una forma menos dolorosa de morir, como cuando una persona salta a una muerte segura desde un edificio en llamas para no morir abrasado.

El destacado cineasta de Hollywood Tony Scott, director de “Top Gun” y “Días de trueno”, entre otros films, se suicidó el domingo arrojándose desde un puente en San Pedro, California.

Un tumor cerebral podría estar detrás del trágico suicidio de Tony Scott. Según fuentes citadas por la cadena ABC, el director de ‘Top Gun’ supo de su enfermedad terminal y decidió terminar con su vida antes que el tumor lo hiciera.

De acuerdo al reportaje del New York Post, Scott recientemente entró al quirófano por lo que había dicho a sus amigos que era una operación de cadera, pero aparentemente, era el cáncer que había reaparecido.

“Él había estado luchando contra el cáncer y tuvo un relapso”, dice su fuente al NY Post. “No estaba deprimido, era un tipo adorable. Los domingos todos iban a su casa, desde famosos como Michael Caine hasta la gente que trabajaba en su restaurante local, a quienes invitaba a comer y convivir.

Tony Scott junto a su mujer Donna y sus hijos gemelos

Scott tenía una esposa , dos hijos gemelos , aparentemente no estaba deprimido y seguía trabajando en nuevos proyectos.

¿Puede ser el tumor cerebral  la causa de su suicidio?

¿Qué es un tumor cerebral?

Un tumor es una masa anormal en cualquier parte del cuerpo. Aunque técnicamente un tumor puede ser un foco de infección (un absceso) o de inflamación, este término habitualmente significa un nuevo crecimiento anormal (neoplasia) que puede ser maligno (canceroso) como en el caso de Scott o benigno (no canceroso).

Un tumor benigno causa pocos problemas o ninguno en la mayoría de las partes del cuerpo, pero cualquier masa anormal en el cerebro puede causar daños considerables.

Un tumor puede causarle daño al cerebro de dos maneras: por una parte, un tumor en desarrollo puede destruir directamente el tejido; por otro lado, dado que el cráneo es duro y que su contenido no puede expandirse, la presión de la masa en crecimiento sobre el cerebro puede lesionar ciertas áreas situadas lejos del tumor.

Un tumor cerebral maligno es cualquier cáncer en el cerebro con capacidad de invadir y destruir tejido adyacente o un cáncer que se ha extendido (que ha hecho metástasis) al cerebro desde otro lugar del cuerpo a través del torrente sanguíneo.

Para imaginarnos la angustia  que estaba viviendo Scott debemos saber que tipos de tumores existen.

Hay dos clases de tumores ,los primarios y los secundarios.

Tipos de tumores cerebrales metastásicos

Los tumores primarios pueden ser benignos (de lento crecimiento) o malignos (con crecimiento rápido y agresivo). Los tumores metastásicos son siempre malignos. Los benignos son, generalmente, de crecimiento lento, muy bien delimitados con respecto a los tejidos que las rodean y curables si se pueden extirpar completamente mediante una intervención quirúrgica. De entre ellos destacan los neurinomas y los meningiomas. 

Los malignos son de crecimiento rápido, crecen infiltrándose en los tejidos vecinos, sin que se pueda establecer un límite bien definido y no son curables con tratamiento quirúrgico, pues el tumor vuelve a reproducirse rápidamente tras la intervención quirúrgica. Esto sucede con los gliomas, existiendo entre ellos distintos tipos y grados de malignidad.

Incidencia.

La incidencia estimada en Estados Unidos para todos los tumores primarios, incluyendo las neoplasias benignas y malignas, es de 11.8 por 100.000 personas-año, correspondiendo a los tumores malignos 6.5 por 100.000 personas-año. La incidencia de tumores malignos parece incrementarse con la edad, aproximadamente 1.2% por año, siendo más significativo en personas mayores de 70 años de edad. La sobrevida en la mayoría de los casos disminuye en personas de edad avanzadaSon más frecuentes en personas de raza blanca que en negros, y los hombres tienen tasas de mortalidad más altas que las mujeres.

Ha sido difícil determinar la causa de los tumores cerebrales, y existe poca información sobre la relación con factores ambientales, el tabaco, el alcohol, hábitos alimentarios, etc. Existe cierta correlación con historia familiar de cáncer y la presencia de ciertos desórdenes genéticos .

¿Qué posibles síntomas presentaba Scott?

Los tumores cerebrales tienen formas de presentación clínica muy variables con un espectro que puede ir desde ser completamente asintomáticos hasta cuadros clínicos muy notorio.  La presentación clínica consta de signos y síntomas que van a depender del área específica en que el tumor se encuentra ubicado en el cerebro (cada lóbulo del cerebro tiene funciones diferentes)  y de la presencia o no de hipertensión intracraneal.

Los síntomas más comunes pueden ser: convulsiones, cefalea, naúseas y/o vómitos, cambios en el estado de consciencia, estas últimas consecuencias del aumento de la presión intracraneana. También pueden estar presentes síntomas y signos neurológicos focales: problemas de la vista, oído o habla, debilidad de alguna parte o lado del cuerpo, etc.  A nivel de la columna puede haber dolor de espalda, debilidad en brazos o piernas, dificultad para caminar, cambios y alteraciones en el control de los esfínteres vesicales y rectales.

Tratamientos usuales con evidencia científica para estos tumores: Cirugía, Radioterapia, quimioterapia, Radiocirugía, braquiterapia, combinación de todos los anteriores,en el caso de Scott aparentemente ya no existía un  tratamiento .

Estos tumores son muy agresivos y su pronostico es desafortunadamente malo. En general se consideran como una enfermedad universalmente fatal. El promedio de vida desde su diagnostico y a pesar del tratamiento es entre 12- 18 meses ( 90 % de los pacientes fallecen en el primer año)

Suicidio y eutanasia

A pesar de lo intensa que puede llegar a ser la angustia emanada de la idea de la propia muerte ésta, sin embargo, resulta a veces desplazada por los padecimientos y tormentos que puede significar sostener la propia vida. Es el miedo al dolor lo que nos hace odiar la idea de la muerte y también el miedo al dolor lo que nos hace, en ciertas circunstancias, desearla.

Caso de Inmaculada Echevarría, una vida en una cama

El 14 de marzo del año 2007 ,la española Inmaculada Echevarría, de 51 años,logró su deseo y  fue  desconectada el respirador que la mantenía con vida desde hace nueve años.

Llevaba 20 años postrada en una cama por una distrofia muscular. Una larga y polémica lucha que incluso le llevó a dar a su hijo en adopción a los ocho meses.

“El milagro más grande y lo mejor que me ha podido pasar”, en sus propias palabras. También una decisión polémica, por mucho que Inmaculada reconociese que su vida era “todo lo peor” y que había que “respetar su voluntad”. En realidad, lo que solicitó no fue “un rechazo de tratamiento”, un derecho reconocido en la Ley española de autonomía del paciente.

Negarse a la atención médica.

La Declaración para la promoción de los derechos de los pacientes en Europa, de 1994, promovida por la Organización Mundial de la Salud, dispone entre los “Principios de los Derechos de los Pacientes en Europa” aquel relacionado con el “consentimiento informado” de la siguiente manera: “3.1. El consentimiento informado del paciente es el requisito previo a toda intervención médica; 3.2. El paciente tiene el derecho a negarse o a detener una intervención médica. Las implicaciones de negarse a recibir o detener tal intervención deben ser cuidadosamente explicadas al paciente; 3.3. Cuando el paciente sea incapaz de expresar su voluntad y se necesite urgentemente llevar a cabo una intervención, se puede presumir el consentimiento del paciente, a menos que resulte obvio por una declaración de voluntades anticipadas previa que en dicha situación el consentimiento sería denegado”

El doctor Juan Pablo Beca, director del Centro de Bioética, Facultad de Medicina Clínica Alemana- Universidad del Desarrollo,señalaba para la tercera el 24 de marzo Es necesario que todos comprendan que la vida humana es finita, que tiene límites, que es trascendente, que no somos sus dueños, que el final de la vida tiene dimensiones físicas y biológicas, pero que junto a ellas existe otra metafísica y misteriosa. La muerte tiene que ser respetada, los enfermos necesitan vivir su proceso final y que se les permita morir en paz. Esto significa morir sin dolor, acompañado por quienes más les quieren, con la posibilidad de expresar amor, de recibir amor y de reconciliarse consigo mismo, con los demás y con Dios si son creyentes. Como tal, el final de la vida, el proceso de morir a través de una enfermedad terminal, tiene que ser enfrentado y aceptado primero por los enfermos y sus familiares y, después, por los médicos, quienes deben respetar sus creencias, sentimientos y expresiones de voluntad. Mientras los familiares de los enfermos sigan exigiendo hacer esfuerzos terapéuticos desproporcionados con requerimientos como “haga todo doctor” o “no lo pueden dejar morir”, mientras los médicos sigan pensando “mientras hay vida hay que seguir luchando” y apliquen todos los recursos disponibles, las personas no tendrán una “buena muerte”.

Eutanasia y religión

Algunos creen que el dolor, la decadencia y el deterioro de la salud son ineludibles para la vida humana, no ven con buenos ojos que alguien no quiera aceptarlo y se rebele, insisten en que hay que enfrentarse al dolor estoicamente porque eso dignifica a la persona, o como mucho aceptan cuidados paliativos (que en muchos casos sólo evitan el dolor dejando permanentemente inconsciente al ser humano). El dolor es un mecanismo cognitivo que incrementa las posibilidades de supervivencia de los seres vivos, les señala la presencia de problemas y les permite aprender qué es lo que no deben hacer. No se trata de un mecanismo perfecto, y en algunos casos es inútil. El sufrimiento no tiene ningún sentido sobrenatural, y la veneración del martirio, del enaltecimiento, de la purificación y la liberación por el sufrimiento, se asemeja al masoquismo: el valle de lágrimas se convierte en una cárcel con torturas sistemáticas. Un creyente bien intencionado puede consolar a alguien que sufre diciéndole que así entiende y comparte el dolor de todos los que se han sacrificado antes que él, y además obtendrá el mismo premio tras la muerte: es un engaño que tal vez funcione, pero no altera la legitimidad de negarse a sufrir.

Suicidio.

Es natural que los seres vivos desarrollados deseen vivir y que consideren horrible el deseo de morir. Un organismo motivado para mantenerse vivo tiene más probabilidades de supervivencia que un organismo al cual la vida le resulte indiferente. Lo normal en un ser vivo es que desee seguir viviendo, los suicidas son un porcentaje ínfimo de la sociedad. Pero en determinadas circunstancias la vida puede ser tan penosa que el individuo prefiere acabar con ella a continuar sufriendo o ver sufrir a su familia.

En el caso de los enfermos terminales aparte del profundo dolor  que dejen a sus familias por lo general también dejarán una abultada cuenta de hospital.

 La mitad de todas las quiebras en Estados Unidos surgen por deudas y facturas por servicios médicos, lo que afecta a cerca de dos millones de estadounidenses cada año.

El otro caso están los pacientes que no desean que sus familiares sufran con ellos la enfermedad que los deteriorará progresivamente.

y detestan la pérdida de dignidad que les supone no poder valerse por sí mismos.

La última carta de Scott.

Scott dejó una carta a su familia antes de suicidarse, quizá en esa carta estén verdaderas  razones de la decisión que tomó, sin embargo,

la muerte de este director nos abre el debate sobre la calidad de vida de los enfermos terminales y el derecho de cada ser humano  a  poder decidir cómo y cuándo quiere morir.

Les dejo un link en donde pueden encontrar películas que hablan sobre esta temática.

http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/cineutanasia.htm

Un recuerdo de Scott trabajando .

Algunos links que me sirvieron para entender el tema.

Generalidades tumores cerebrales .http://neuros.net/es/generalidades_tumores_cerebrales.php

Tumores cerebrales.http://www.leonardolustgarten.com/category/tumores-cerebrales/

Asociación Educar.http://asociacioneducar.blogspot.com/2012/05/ilustracion-neurociencias-areas-del.html

Psicooncología.Calidad de vida de los pacientes con tumores cerebrales .http://revistas.ucm.es/index.php/PSIC/article/view/PSIC0606130091A/15930

Asociación de afectados por tumores cerebrales en españa.http://www.asate.es/

Libertad y ética.http://www.intelib.com/Suicidio_y_eutanasia.htm

Derechos del paciente y eutanasia en Chile.http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-09502008000200005&script=sci_arttext

El derecho al buen morir. http://medicina.udd.cl/centro-bioetica/2010/08/05/el-derecho-al-buen-morir/

Prevención de suicidio,un instrumento para médicos generalistas.http://www.who.int/mental_health/media/general_physicians_spanish.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s