Mi nuevo hogar

Hoy me enteré de la Muerte de Blanquita . La  hija de 6 años dos personas muy conocidas en Chile y Argentina ,ya que su padre es actor chileno y su madre modelo trasandina.

Hace algún tiempo también falleció la hija de una conocida actriz chilena luego de luchar por algún tiempo con el cáncer.

Cuando un niño muere la noticia cae como un balde de agua fría. Creo que nunca podremos comprender en su totalidad el por qué.

He visitado tumbas  de niños que sólo vivieron un año ,otros  un día.

Blanquita como otros niños dejó este mundo quizá para muchos  prematuramente, sin embargo,  para los que creemos en  la continuidad del camino ,si lo puedo llamar así, es sólo el comienzo.

Escribí este cuento con todo el respeto y el amor del mundo  para todos aquellos que han visto partir a sus pequeños.

MI NUEVO HOGAR

(Karamita)

 

-Hola

-Hola pequeña ¿Cómo estás?

-Bien, aunque tengo un poco de hambre y no sé dónde está mi mamá.

-Bueno tengo que contarte algo.

-¿Qué?

– Tu mami no está acá.

-¿No? ¿Por qué?

-Porque acabas de hacer un viaje y tu mamá no pudo acompañarte ¿Te acuerdas?

-No, osea no lo sé. Ella estaba conmigo hace un rato.

-Sí, ella estuvo contigo en todo momento desde que enfermaste.

-Ahora ya no estoy enferma, me siento muy bien ¿Te dije que tengo hambre?

-Sí, si lo dijiste.

-Entonces ¿Dónde está mi mamá?

-Tú mamá está en tu casa junto a papá y unos amigos que los visitaron.

-¡A que bien! Debe ser hora de almorzar, a mi mamá no le gusta cuando me demoro en lavarme las manos así que me voy ¿Puedes pedir que vengan a buscarme?

-No, no lo puedo hacer.

-Si quieres te doy el número de papá y yo le hablo.

-¿Recuerdas lo que te decía del viaje que hiciste?

-No.

-Bueno pequeña hiciste un viaje muy largo desde tu casa hasta acá.

-¿Así?

-Sí.

-¿Y cómo no me dí cuenta?

-Estabas dormida. ¿Recuerdas que enfermaste?

-Sí, tenía muchos mocos, me dolía un poco la cabeza. Mis papás me llevaron a un hospital.

-Bueno tus papás pidieron ayuda a los doctores porque estabas muy enferma.

-Fue una gran idea, había una doctora que en su ropa tenía animales de la selva ¡súper cool!

-Jajaja, sí muy “cool”

-Pero ya me mejoré porque no me duele la cabeza y mocos tampoco tengo. Un día vi a un compañero de curso comerse los mocos ¿Te dije que tengo hambre?

-Sí me lo has dicho varias veces, puedes comer aquí.

-¿Dónde?

-Allá

-Oye hay muchos niños en ese comedor ¿Tienen helado?

-Sí, hay helado, pizza, papas fritas y otras cosas.

-Podría comer un poco aunque no le digas a mi mamá porque no me deja tomar gaseosas.

-No se lo diré.

-Tampoco a mi papá porque siempre dice que la pizza es solo para los fines de semana cuando el está mirando.Dice que porque como mucho.

Insisten en que coma verduras ¿Puedes creerlo?

Cuando no me ven las tiro al  basurero.

Pero tampoco les  digas eso.

-No lo haré no te preocupes.

-¿Qué día es hoy?

-Domingo

-¿Domingo? Creo que mejor no me quedo a comer porque los Domingos comemos con los abuelos y me van a extrañar ¿Puedes llamar para que vengan por mí?

-No creo poder hacerlo estamos lejos de ellos ahora.

-Claro que estamos lejos por eso te  digo que llames a mis papá para que me lleven con mis abuelos. Ellos viven en la playa al lado del parque principal. Nos vamos temprano y volvemos tarde.

¿Puedes llamar?

-Quiero contarte algo primero ¿me dejas?

-Sí pero algo que no sea muy largo porque quiero ir a comer.

-Está bien, intentaré que no sea muy largo.

-Ok.

-Hace unos días hiciste un largo viaje que no puedes recordar porque estabas dormida.

Unos amigos míos fueron por ti al hospital y te trajeron aquí.

-¿Dónde estoy?

-Estás en el cielo, este será tu nuevo hogar.

-¿Nuevo hogar? Yo no quiero un nuevo hogar ¡Quiero a mi mamá!

-Lo sé pero ella no puede venir aún aquí.

-¿Por qué?

-Porque no es el momento, hay que esperar un poco.

-Pero mi mamá siempre me dijo que en el cielo está Dios y los ángeles.

-Tiene razón tu mamá.

-Entonces yo no puedo vivir aquí porque no soy Dios ni un ángel. ¡Soy una niña!

Voy al colegio, hago las tareas, juego con la play y tengo a mi Mr. lechuga que es un conejo enano. Creo que tus amigos se equivocaron.

-Mira lo que sucede es que necesitamos a alguien que se preocupe de cuidar a la naturaleza.  Nosotros sabemos que te encantan los animales y las plantas.

¿Te acuerdas que en el experimento de hacer germinar un poroto   el tuyo fue el que más creció?

-Sí eso es verdad, se llamaba Mr. poroto, le gustaba la música rock de mi papá, aunque él  me dijo que dejara de poner los discos en la tierra húmeda.

Me dio mucha pena dejarlo en el jardín pero la profesora dijo que crecería pronto.

-Ves, por eso necesitamos que vivas aquí en el cielo para que nos ayudes a cuidar de Mr poroto, el jardín de la abuela, la rosa blanca que le regalaste a tu niñera y muchas otras plantas en el mundo.

-Pero que va a pasar con mis papás.Todas las tardes jugamos juntos y en la noche mi papá me lee un cuento. Los voy a extrañar.

Mi papá siempre dice que soy la luz de sus ojos.

¡Ahora no ve nada! ¡Todo oscuro! ¿Mi papá quedó ciego?

-No, no quedó ciego es solo una forma que él tenía para decir que te amaba demasiado.

-Entonces nunca los volveré a ver…

-Puedes ir a visitarlos cuando quieras.

-¿Enserio? Entonces no tengo ningún problema ¡Adiós!

-¿A dónde vas?

-A ver a mis papás ¿No me dijiste que puedo ir cuando quiera?

Tanto tiempo hablando me comería hasta el brócoli de la ensalada y mira que para comerse eso hay que tener mucha hambre.

-No puedes ir aún no estás lista ¿Sabes dónde están tus papás?

-En la casa.

-Sí en tu casa  pero ¿sabes dónde está tu casa?

-Martín Bolívar ciento cincuenta…docientos… ¿o era trece?

-Mira hacia abajo ¿ves ese puntito de ahí? Bueno ese puntito es el planeta tierra, en el planeta tierra es donde tú vivías y es donde viven tus papás.

-Aaaaaaaaaaaaaah! ¿Estás seguro?

-Sí, cómo ves es un viaje largo y te tienes que preparar.

Además tus papás ya no te podrán ver así que tienes que aprender a comunicarte con ellos.

-¿Por qué no me pueden ver?

-Porque tu cuerpo se enfermó mucho y no podías viajar aquí con el.

-¿Entonces ahora que soy?

-Ahora eres lo mismo que antes pero sin un cuerpo que se enferme, eres energía de amor y paz.

-¿Tengo que ir a la escuela?

-Jajajaj, no tienes que ir a la escuela pero debes seguir aprendiendo.

-¿Alguna vez te hablo mamá o papá sobre tu ángel de la guarda?

-Sí, la abuela también dijo que Dios y los ángeles están en el cielo.

Ellos nos cuidan.

-Bueno los ángeles como les dicen los seres humanos son seres de luz como tú. Algunos tienen el trabajo de acompañar a hombres y mujeres.

Por ejemplo cuando tu naciste bajó un “ángel” desde el cielo…

-¿Desde aquí?

-…Desde aquí y te acompañó siempre.

Él fue quién te trajo conmigo cuando estabas dormida.

Ahora él será el indicado en enseñarte cómo ser un ángel para los seres humanos que están destinados a proteger ese hermoso planeta.

Tú serás el canto de los pájaros, el aroma de las flores, los acompañarás en sus decisiones y cuidarás mientras duermen.

-¿Puedo cuidar a mis papás?

-Claro, pero ellos tienen sus propios “ángeles” que los acompañan desde que nacieron.

Tú puedes acompañarlos cuando estén cansados o necesiten un día libre.

Como te dije antes “Puedes visitarlos cuando quieras las veces que quieras” para darles tu amor. Sobre todo para que sientan que estás bien y que son los mejores padres que pudiste encontrar en el mundo entero.

Muchos padres piensan que es culpa suya que ustedes  viajen tan pronto sin saber que en realidad todo lo que podían dar en este mundo fue dado y deben continuar su camino.Hay personas que viven más de 100 años y no logran enseñar tanto como ustedes en tan poco tiempo.

-Oye ¿y eres un ángel?

-No, no soy un ángel.

-¿Eres Dios?

-¿Qué crees tú?

-No lo creo porque mi abuela dice  que ” Dios siempre nos mira a todos desde arriba” y tú me estás mirando a mí solamente, no puedes ver a mi prima si está jugando con mis muñecas ahora ¿o sí?

-Entonces…

– Yo creo que eres una persona graciosa.

-¿Así?

-Sí, mirarte me da cosquillas en la nariz.

-¿Te puedo decir Mr. Cosquillas?

-Claro, es un muy buen nombre.

-Mr. Cosquillas ¿Te dije que tengo hambre?

-Un par de veces…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s