Don Lucho

rana-77

Don Lucho era un sapo que vivía frente a un charco,

Se levantaba muy temprano para ver lo que había para desayunar,

moscas, mosquititas, grandes y chiquitos.

De todos los colores y de todos los sabores.

“Cuidado Lucho con comer mucho” -Le dijo su esposa-

No te preocupes ranita que entra todo en mi barriguita.

Saltando, saltando. Don Lucho se fue alejando.

Cuando volaban y cuando se paraban a todas las mosquitas el sapo atrapaba.

De pronto vio a una libélula gigante y Don Lucho quería echarle el guante.

Despacio, despacito ,se movía el sapito ,apenas su tremenda panza podía levantar.

De pronto el sapo se la tragó, pero la libélula quieta no se quedó. Su panza se movía pero Don Lucho no sabía lo que ocurría.

Terribles dolores sintió, nuestro amigo se atragantó.

Te dije que tuvieras cuidado-Le grita su esposa saltando del otro lado-

No puedo respirar- Dice Don Lucho a punto de exhalar-

Déjame que yo lo arreglo –Dice su esposa-Colócate de espaldas sobre esa roca.

El Sapo así lo hizo pero ya estaba todo moradito.

Su esposa brincó ,en medio de la panza de Don Lucho ella cayó y por la boca del sapo el pobre bicho todo mojado salió.

Por glotón te pasó Lucho-le dijo su esposa-

No lo voy a volver a hacer, te lo prometo-Dijo Don Lucho.

Y así terminó en desayuno de don lucho que más que delicioso fue algo doloroso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s